Las mejores jugadoras del Guardianes 2020

Actualizado: 17 feb 2021

Por Alejandra Sánchez


El Torneo Guardianes 2020 de la Liga BBVA Mx Femenil culminó con el campeonato de Tigres, una gran lista de goles y grandes jugadoras a seguir. El 11 ideal de Cambio de Cancha llega a ustedes gracias a Ale Sánchez para conocer más sobre a las jugadoras con mejor desempeño del torneo y promesas a seguir en el Guardianes 2021.



Renata Masciarelli

Empezó a jugar futbol desde el kinder. Siempre le llamó la atención la portería, pero durante sus primeros años se alineaba en la media. Un día, mientras esperaba a su mamá, Renata decidió acercarse a uno de los profesores que entrenaba en la misma escuela de futbol donde era su curso de verano. Lo había visto días atrás hojeando un libro sobre porteros. Así que cuando estuvo frente a él, le pidió que le enseñara a ser arquera. Después de ese corto entrenamiento, la llamaron para el equipo femenil y luego para el varonil. Pronto estuvo representando a Guadalajara en torneos nacionales y los llamados a selección se hicieron presentes.

Cuando inició la Liga Femenil en México, la actual jugadora del América, pensó en abandonar sus estudios en Psicología y venir a jugar. Su papá le negó el permiso. No obstante, Masciarelli se mantuvo cerca de la pelota jugando en la Primera División de la Liga estadounidense National Collegiate Athletic Association (NCAA) primero con el equipo de la Universidad de Idaho State y, posteriormente, en Duquense. Fue hasta el 2019 que fichó con el América. Inició como suplente, sin embargo, la lesión de Jaidy Gutiérrez le dio oportunidad de jugar más minutos como titular. Sus actuaciones le han valido la confianza del director técnico y la oportunidad de disputar partidos de liguilla. En palabras de la misma Renata: estar en América le ha hecho exigirse más y continuamente salir de sus zonas de confort.

La arquera americanista también se da tiempo de ver otras ligas de futbol, tocar el piano, la guitarra y hasta responder a sus fans y haters en redes sociales. Su plan es seguir trabajando duro para lograr todos sus objetivos, entre ellos, llegar a jugar en Europa.



Greta Espinoza

Primero practicó gimnasia, natación y ballet. Sin embargo, Greta siempre supo que lo suyo era el futbol y comenzó a jugarlo cuando apenas tenía siete años. No se equivocó. Una década después, llegó su primera convocatoria para la Selección Mexicana sub 17, posteriormente para la categoría sub 20 y luego para la mayor. Con la camiseta nacional ha conseguido experiencia mundialista, un par de medallas de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, así como un bronce en los Panamericanos.

La originaria de Tijuana, Baja California, está agradecida con el futbol, ya que le ha dado sus mejores amistades, así como la oportunidad de desarrollarse académicamente. Gracias al balompié, Greta pudo obtener una beca deportiva en Arizona Western College y después en la Universidad Estatal de Oregon de donde se graduó en Administración de Empresas. Su habilidad con la pelota, también la llevó a jugar para el Levante, de España y, hasta el momento, ser dos veces campeona con Tigres en la Liga Mx Femenil. De hecho, la misma semana en que disputó la final del Guardianes 2020, Espinoza se graduó del Master in Business Management (MBM) de EGADE Business School.



Mariana Cadena

Para Mariana el deporte de alto rendimiento no era algo desconocido, ya que sus papás fueron grandes voleibolistas. El futbol profesional también lo conocía de cerca y por buena fuente; su padre, Raúl Cadena, fue médico de equipos de primera división como Morelia y Monterrey. Sin embargo, cuando era niña, no tenía el objetivo de ser futbolista profesional, principalmente porque ni siquiera había una posibilidad real en nuestro país. La creación de una liga femenil en México se veía lejana. Incluso, antes de instalarse en el balompié, practicó gimnasia y natación.

Inició a jugar futbol como un hobby. Durante su estancia en Morelia, la originaria de Monterrey comenzó a jugar con niños. Hasta que durante la secundaria, su escuela por fin abrió un equipo femenil con el cual pudo competir y continuar con el desarrollo de sus habilidades. Pocos años después, en 2011, llegó su primer llamado para la selección mexicana. Cadena jugaría con la categoría sub 17, aunque la posibilidad de ser profesional seguía fuera del radar.

Lo que empezó siendo un pasatiempo, se convirtió en la llave para obtener una beca deportiva en el Tec de Monterrey. Y es que para Mariana el futbol no lo es todo. Es decir, cree que desarrollarse más allá del ámbito físico y técnico, no sólo la llevará a ser mejor futbolista, sino mejor persona, además de multiplicar sus opciones profesionales dentro y fuera de las canchas. Este pensamiento, aunado a su personalidad intensa y detallista la ha llevado a estudiar una licenciatura en Diseño Industrial, el idioma japonés y, actualmente, la Maestría en Sistemas de Manufactura. Además de involucrarse en asuntos como el cambio climático, derechos de los animales y la contaminación, tanto así, que se ha vuelto vegetariana y se autodenomina feminista. Actualmente, juega como defensa para Rayadas, equipo con el que ha estado desde 2017 y con el que campeonó en el torneo Apertura 2019. En un futuro, la defensa se ve alternando profesiones.



Mónica Flores

Su madre es rumana, su padre mexicano y ella nació en Nueva Jersey, Estados Unidos. Sus primeros equipos importantes fueron el de Livingston High School y, posteriormente, el representativo de la Universidad de Notre Dame. Sin embargo, Mónica dice que hay algo en su corazón que la hace sentirse más de México que de cualquier otro lugar. Tal vez por esta razón decidió hace ya varios años vestir la camiseta nacional y, en 2020, después de dos años de jugar para el Valencia, venir a probar suerte en la Liga Mx Femenil. Pese a la pandemia, a la par del derroche de talento por la banda izquierda, Flores estudia un Master en Nutrición en la Universidad de Alabama, en E.U.A., da consultas en línea y se dedica a desarrollar “My healty vida”, su propio negocio.



Mónica Rodríguez

Su primer partido lo jugó por casualidad. Fue gracias a que el equipo de su hermano estaba incompleto que decidieron invitarla a ella. Por un momento practicó a la par atletismo (disciplina en la que había iniciado su vida deportiva) y futbol. Sin embargo, llegó un momento en el que tuvo que elegir y se decidió por la pelota. Fue una gran elección ya que la originaria de Cuautla, Morelos, ha podido estar en la selección sub 17 así como con la mayor y, por supuesto, en América Femenil desde que se creó la Liga Mx.

Su personalidad competitiva y disciplinada la llevaron a ganarse la titularidad en las Águilas y posteriormente el gafete de capitana. Rodríguez se ha vuelto un referente dentro y fuera de la cancha, ya que es muy solicitada para las selfies y los autógrafos por parte de los aficionados. A pesar de que no es muy de redes sociales, nunca niega una foto. La fan de Rocky Balboa sabe que hay cierta responsabilidad al ser las pioneras, por eso trata siempre de dar lo mejor. En un futuro, le gustaría afianzar un lugar en la selección nacional, buscar el sueño europeo y, al final de su carrera como futbolista, integrarse al cuerpo técnico.



Nancy Antonio

Juega para Tigres femenil desde 2017 como media. Dice que le encanta su posición porque es la encargada de defender, recuperar el balón y crear de nuevo jugadas de peligro hacia el campo contrario. Tiene estudios en marketing y como una especie de cábala, antes de cada partido escucha una playlist del equipo universitario donde por supuesto están los cánticos hechos por los Libres y lokos, El gran silencio, Pato Machete, Leandro Ríos, El Kombo Kolombia, entre otros. Nancy ha contado que pese a ser originaria de la Ciudad de México y que varios equipos capitalinos la hayan buscado, ella decidió ir a Monterrey. Actualmente se encuentra muy cómoda con el equipo, su afición y la ciudad, aunque no descarta la posibilidad de jugar en Europa si se da la oportunidad. Además de seguir vistiendo la camiseta de la selección nacional.



Liliana Mercado

Liliana Mercado o “Sully” como le apodan, nació en Atlacomulco, Estado de México; tiene 32 años, le gusta el café y es la capitana indiscutible de Tigres, institución de la cual ya era aficionada mucho antes de pensar, incluso, que se podría hacer una Liga Femenil en México. Empezó siendo delantera, pero ahora juega como mediocampista, posición en la cual ha destacado a lo largo de su carrera.

Desde muy joven participó en torneos nacionales e internacionales. Entre ellos figuran los campeonatos de la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas (CONADEIP) donde ganó una medalla de plata y otra de bronce. Asistió también a la Universiada Mundial de Kazán 2013, obteniendo una medalla de plata así como a la de Corea 2015. Su debut con la selección lo hizo en el Mundial Sub 20 realizado en Chile durante el 2008. Asimismo, representó a México en los Juegos Panamericanos de 2011 en los que el representativo del que formó parte se hizo de una medalla de bronce.

Pese a su gran habilidad y trayectoria, el futbol tampoco es prioridad para Liliana sino un medio. Ella sabe que no se puede ser futbolista para siempre y por ello ha empatado el ámbito futbolístico con el académico. Al momento, tiene una licenciatura en Derecho por la Universidad de las América en Puebla, una maestría en Políticas Públicas en el Tec de Monterrey y se encuentra estudiando un curso sobre Dirección Técnica, por lo que es una opción que ella continué cerca del fútbol.



Diana Evangelista

“Evans”, como le apodan, inició jugando futbol a los seis años: entraba a la cancha cuando el equipo de su hermano no estaba completo. Después de un tiempo, la llamaron a la selección estatal de Colima, su estado natal y con ello llegaron las Olimpiadas Nacionales. Participó en dos ocasiones, la primera fue Cancún 2005, la otra fue en 2008 en Ciudad Victoria, Tamaulipas, donde consiguieron una medalla de bronce y ella el título de campeona de goleo. También participó en la Universiada Mundial de 2015 y 2017.

Diana nunca pensó en ser futbolista profesional, de hecho, cuando se creó la Liga Mx Femenil, ella pensaba en estudiar el posgrado que completaría su formación en Educación Física y Deporte. Sin embargo, la invitaron a probarse en Rayadas, le gustó el equipo y el proyecto así que decidió quedarse. Para 2018 ya era campeona con este club, siendo ella la que anotara el gol de la victoria. Pese a ello, Evangelista no dejó de lado sus ambiciones académicas y a la par de su carrera como futbolista profesional, estudió la Maestría en Psicología del Deporte y en sus planes está realizar un curso de Dirección Técnica.



María Sánchez

Jugadora mexicoamericana nacida en Nampa, Idaho. Uno de sus primeros equipos importantes fue el de la American Falls High School, en su mismo estado natal. Durante los cuatro años que estuvo allí fue la mejor anotadora, incluso, al salir, retiraron su número del equipo. Posteriormente, estuvo en la National Collegiate Athletic Association (NCAA), primero jugando para la Universidad de Idaho y después en la Universidad de Santa Clara, California. En 2014 y 2018 fue líder de asistencias y, en 2015 fue campeona de goleo en su conferencia.

Su primer llamado a la selección mexicana fue en 2015 para la categoría sub 20, aunque también ya tuvo experiencia con la mayor. En su palmarés figura una medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de 2015 y oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla 2018. María jugaba en el Chicago Red Stars cuando Chivas se interesó en ella y la anunció como uno de sus grandes fichajes. Después de un año, al término del Guardianes 2020, anunció su salida y, poco tiempo después, su llegada a Tigres, uno de los equipos más competitivos de la liga.



Katty Martínez

La originaria de Monterrey, Nuevo León comenzó a jugar desde los seis años en equipos varoniles en los que, como ella misma cuenta, siempre fue arropada y apoyada. Sus primeras competiciones a nivel nacional fueron representando a su estado en las olimpiadas locales. Esos torneos, como a varias de las futbolistas mexicanas, la llevaron a portar la camiseta nacional con la que ha jugado pre mundiales y copas del mundo.

Antes de la creación de la Liga Mx, Katty aspiraba a obtener una beca en Estados Unidos para así poder continuar con sus estudios en odontología y su carrera como futbolista. Sin embargo, cuando supo de esta gran noticia, hizo todo por quedarse aquí y dedicarse de lleno al futbol. Afortunadamente, su familia la apoyó en su decisión y comenzó a jugar para Tigres Femenil.

Al inicio, le costó ganarse la titularidad en el equipo universitario, sin embargo, justo ahora, la historia de Tigres Femenil no podría entenderse sin el talento y habilidad de Katty Martínez. Uno de los más grandes sueños de “Kattykiller” es el que México sea una potencia en futbol femenil y le encantaría ser parte de ese gran salto, ser pionera y quizá, con el tiempo, poder llegar a jugar en otros países, en un equipo como lo es el Olympique de Lyon.



Alison González

En el kinder, Alison practicaba gimnasia rítmica, después, con el apoyo de sus abuelos llegó al futbol; por ello, siempre que anota un gol, se los dedica a ellos. Como muchas jugadoras, inició jugando con niños, después, pasó a una liga femenil, posteriormente a disputar olimpiadas nacionales y luego llegaron a ella las convocatorias para selección, espacio donde ha conseguido grandes cosas. Entre ellas la oportunidad de participar en el Mundial Sub 17 en Uruguay 2018, torneo en el que (de la mano de Mónica Vergara) llegaron a la final y, además del segundo lugar, se ganaron el mote de “históricas”.

En la Liga Mx Femenil su historia es corta pero importante. Tigres la contrató poco antes de cumplir los 16 años. A pesar de que tuvo actuaciones destacadas, en Atlas es donde, hasta el momento, ha encontrado su mejor versión y la titularidad indiscutible. “Aligol”, como la llaman, es una gran promesa del futbol mexicano con apenas 18 años.


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo